Ir al página principal
   

Revista
Autores
Números


Energía de primavera
 

Para comprender los aspectos del funcionamiento de nuestra energía, tenemos que observar el contínuo devenir en la naturaleza (nuestro gran cuerpo). Mientras que durante el invierno la actividad energética estaba volcada hacia lo profundo y el interior, en primavera dicha energía brota del interior hacia el exterior. (Ese emerger estimula el crecimiento de las nuevas ramitas de los árboles, de ahí la elección por los chinos del elemento "Madera" para la estación de la primavera.


Elemento fuego (TÊJAS)


El fuego de la acción simboliza esta estación, pues el fuego tiene sentido cuando quema, cuando se hace presente en su energía. La naturaleza cambia si es tocada por la mano del fuego pues su acción tiene el poder de transformar, cambiar de forma, producir una nueva forma que va más allá. El fuego en su actuación produce luz y calor y convierte en maleable lo que el frío invierno enduredió. Es el símbolo del calor vivo, de la intensidad, de TAPAS como característica de la práctica del yogui. (Ver los Niyama de los Yoga Sutras de Patanjali)

En francés cuando se emplea la expresión "Tiene un temperamento de fuego" nos referimos a que esa persona es muy activa. El fuego siempre ha fascinado al hombre (recordar la película "En busca del fuego). En el Rig Veda, AGNI el fuego es una de las mayores energías universales cantadas y celebradas en los himnos. Surya, la bola de fuego que es el sol, dispensa con enorme abundancia luz y calor, y por esa vía la vida, es igualada como uno de los grandes dioses (la energía) védicos. Es el símbolo de la iluminación espiritual (mirar libro de Sri Aurobindo " El secreto de los Vedas).

En todo intento de elevación espiritual y de apertura a la realidad última, el fuego es considerado como unos de los símbolos más poderosos (velas y cirios utilizados en rituales, oficios, procesiones cristianas, "ceremonia del fuego" se puede encontrar en todas las religiones, "Agnihotra" ritual cotidiano en el hinduismo, etc...)

El Mahabharata y el Baghavad Gita subrayan con fuerza que el Ser humano es el más apto para conquistar la espiritualidad, es el guerrero, el KSHATRIA, el hombre que actúa por excelencia! Esta idea está personificada en la amistad entre Arjuna y Krisnha. El estadio del guerrero es la etapa que precede la apertura a la espitirualidad. El temperamento bilioso, el del hombre de acción, del realizador, del musculoso, ese es el de la estación de la primavera. Cuando esta energía es demasiado fuerte "o hacemos que fluya, que pase de largo o que rompa". Cuando alguna se resiste, el "bilioso" saca su energía por medio de la cólera.

En las tradiciones occidentales podemos encontrar también esta potente intuición en el mito del caballero partiendo para enfrentarse a una multitud de pruebas iniciáticas, a la conquista del Grial... . Es decir al corazón de sí mismo (El Sí mismo- Atman) (El Grial contiene la sangre del corazón del crucificado, del iniciado, pues la muerte es la gran inicación). Las prácticas iniáticas de la mayoría de los pueblos coinciden en la misma cosa (existen en los samurais japoneses, en los guerreros africanos, en los pieles rojas...).

Esta capacidad de actuar de transformar en el hombre se realiza gracias a su sistema muscular (45% del peso corporal). La encrucijada de las fuerzas musculares de la zona baja (pelvis, piernas, pies) y las fuerzas de la zona alta( brazos, manos, tórax) se realizan en el nivel del vientre (Hara en japones). Este centro de la fuerza es llamado MANIPURA en sánscrito. El juego muscular y la precisión en la acción se apoya sobre el sentido de la vista, ligada a la luz solar. Como algo innato el hombre de acción posee la capacidad de una mirada rápida y segura, como si tuviera "un compás en el ojo" para todo aquello relacionado con las medidas y la precisión. El Yoga visual enriquece esta comprensión de la unión entre el sistema muscular y la vista.

El carburante de los músculos es la glucosas, que viaja por la sangre. Sin embargo es el hígado que, entre otros, administra el excedente y la falta de glucosa (azúcar). Esto permite comprender que son las funciones energéticas (hígado-vesícula biliar que aparecen primero en primavera! El hígado es el órgano más caliente del cuerpo, (40º= fuego). El sabor de la estación es el ácido (limón).

Yves Mangeart  
 
 
Ir hacia arriba
Revista
Autores
Números