Ir al página principal
   

Revista
Autores
Números


Yoga Ocular
 



 

E l sentido de la vista es el que nos proporciona mayor información del entorno y quizás el más activo en el lenguaje corporal. A través de él nos comunicamos con el mundo que nos rodea.
En general dedicamos poca atención a los ojos, sin embargo cada vez nos resultan más necesarios para el trabajo y el resto de las actividades diarias. Actualmente las investigaciones de la medicina se centran sobre todo en las patologías y en la cirugía refractiva. Hemos avanzado poco en conocer el por qué de la Miopía, Hipermetropía, Astigmatismo, etc.

Los únicos estudios con que contabamos eran el Yoga Ocular y el método del Dr. Bates desarrollado a partir del mencionado Yoga Ocular. Los objetivos del método son principalmente:
• Conocer nuestra forma de mirar.
• Fortalecer los ojos.
• Prevenir los problemas visuales.
• Observar si los hábitos visuales producen tensión o no.
• Mejorar la visión.

Desde los estudios del Dr. Bates –principios de siglo– hasta hoy, se ha abierto aún más la forma de concebir los ojos. La Optometria necesitó diferentes vias para continuar la búsqueda del entendimiento; hoy día se habla de visión como un conocimiento aprendido y una percepción de las experiencias visuales. Se ha comprendido que “la visión no puede separarse del individuo completo ni de ninguno de sus sistemas sensoriales. La visión está integrada en todo funcionamiento humano”.

Por tanto en el sistema visual se reflejan por una parte la dinámica y carácter de la persona, por otra el medio en el que vive, su trabajo, las aficiones, etc. Ante las demandas actuales hacia la visión, el sistema visual ha tenido que adaptarse. Hemos pasado de mirar lejos (espacios abiertos), al trabajo a 40 cm. y a encontrar límites reales como paredes, los edificios, la T.V., el ordenador, la lectura, etc... Como consecuencia se ha desarrollado un nuevo sistema visual que nos permite trabajar con eficacia y mantener la mirada a corta distancia durante un cierto tiempo, aunque ésto supone, en ocasiones, la disminución de la visión de lejos.

Esto es lo que sucede a algunos jovenes con miopía escolar. Por ello es importante notar cuando estamos cansados para poder actuar en consecuencia. Por ejemplo: ¿quién no se ha frotado los ojos despues de un rato de estudio?, ¿o alguna vez los has cubierto con las manos?. Estas son formas involuntarias de aliviarlos.

Supongamos que una persona que trabaja en una oficina con el ordenador bastantes horas. En su tiempo de ocio es posible que le descansen más los ojos si pasea o hace deporte al aire libre que si juega al ajedrez o lée.

Cada uno va descubriendo la manera de aliviar los ojos, sin embargo podemos dedicarles un tiempo concreto. Hagamos un alto: ¿Has notado algún parpadeo desde que empezaste a leer?, ¿Cómo está tu respiración? Te sugiero que levantes la mirada y mires lo más lejos posible, consciente de que así los ojos pueden relajarse un poco. Al menos les ofreces la oportunidad. Parpadea y si lo deseas continua leyendo.

Si queremos prestar atención al sistema visual conviene tener presente el deseo innato de ver bien, que toda persona tiene. A partir de aquí se abre una puerta que nos permitirá descubrir el “placer de ver” ya que los ejercicios nos ayudarán a recuperar flexibilidad en los ojos. En la sesión de Yoga se puede incluir algunos de estos ejercicios. Muchos de ellos son sencillos y los pueden practicar casi todas las personas.

Antes de empezar debemos tener en cuenta:
• Hacerlos sin gafas y sin lentes de contacto.
• Intercalar pequeños descansos y parpadeos entre cada ejercicio.
• Los ejercicios visuales, como el resto de asanas de yoga, se pueden acompañar con la respiración.
• Evitaremos agotar los ojos con los ejercicios, más bien se trata de notar el esfuerzo y sentirlos.

Veamos algunos que pueden constituir una sesión básica:
• Movimientos de cuello y hombros.
• Respiraciones.
• Parpadeos: Observar y sentir 10 parpadeos completos (cerrar, abrir, cerrar,...) como si fuera un telón de un teatro que baja y sube.
• Movimientos oculares mirando un dedo, sin mover la cabeza. Los movimientos pueden ser:
-Horizontal a la altura de los ojos, seguir el dedo con la mirada de derecha a izquierda y viceversa, descanso, parpadeos.
-Vertical en la linea media de la cara, mirar el dedo moviendolo hacia el cielo hasta el máximo, parpadeo, luego hacia el suelo, parpadeo, y puede repetirse 1 o 2 veces más.
-Circular: Dibujar con la mirada 3 círculos grandes hacia la derecha y 3 hacia la izquierda, descanso, parpadeos. (Procurar tener el brazo estirado y sin tensión).
-Parpadeo Fuerte: Contracción máxima de los párpados, apretando los ojos, los puños y todos los músculos de la cara. A continuación abrir al máximo los ojos, puños y estirar la cara abriendo la boca. Repetir 5 veces. A continuación realizar siempre parpadeos rápidos.
-Parpadeos rápidos, como aleteos de mariposa rápidos durante 5/7 segundos. Al terminar, cerrar los ojos y dejar unos momentos de escucha.
-Palmeo: Si la portura de la “hoja plegada”, de rodillas, sentado sobre talones y plegados hacia delante hasta que la frente toque el suelo, se mantiene estable y confortable es quizás la más indicada para hacerse. Otra forma es apoyando los codos sobre la mesa.
Es uno de los mejores medios para descansar los ojos; útil en todos los defectos de la vista.
Consiste en cerrar los ojos y taparlos con las manos. Para ello nos sentamos cómodamente y cubrimos los ojos con las palmas de las manos. La cara reposa sobre la parte carnosa de las palmas que forma una cúpula encima de los ojos. Los dedos se sitúan oblicuamente sobre la frente. Los codos reposan sobre el pecho o mejor aún sobre la mesa.
Ningún rayo luminoso penetrará hasta los ojos; nos aseguraremos de ello levantando las pupilas una vez abiertos los ojos. Cerraremos de nuevo los párpados, pero sin contracción. Permanecer así durante algunos minutos (de 2 a 30).

Puntos a tener en cuenta:

• La cabeza reposa cómoda y blandamente sobre las manos. Los músculos de la nuca no deben estar tensos.
• Las palmas no ejercen ninguna presión sobre los globos oculares y además deberán estar calientes (a fin de evitar la contración involuntaria).
• La respiración no debe ser impedida por vestidos estrechos o por una presión y posición incorrectas.
• Durante la realización del ejercicio no pensaremos en problemas; La imaginación debemos llevarla a cosas alegres, paisajes abiertos, etc...

La frecuencia de las sesiones de palmeado:

Hay que realizarlas a menudo, particularmente después de un trabajo fatigante y entre los ejercicios oculares. Resulta muy beneficioso practicarlas antes de acostarse. Conviene efectuarlas al menos dos veces al día.

Duración de las sesiones:

Según las circunstancias, de 2 a 30 minutos. Para los miopes las sesiones de palmeado serán más cortas que para los hipermetropes o présbitas.

Efectos del palmeado:

• Da reposo a los ojos.
• Evita el sobreesfuerzo y la tensión ocular.
• Evita la fijación de la atención y de la mirada.
La duración de una sesión básica puede ser de 10 minutos en adelante.
Existen otros muchos ejercicios, algunos de ellos son específicos para problemas concretos como Presbicia, Hipermetropía, Astigmatismo, etc. que debe realizarse con cuidado y a ser posible con la guia de un profesional.

Otro factor a tener en cuenta es cuando una persona tiene diferente visión entre un ojo y otro. En ocasiones habrá que dedicar más esfuerzo al ojo que tiene peor visión, pero sin cansarlo.
Es muy agradable empezar a notar que no se buscan tanto las gafas. Actividades que antes haciamos con gafas ahora podemos quitarlas.

Algunas personas empiezan queriendo prescindir de las gafas desde el primer dia. Esto no es siempre posible. Creo que no sirve de nada reñir con ellas. Si quieres probar, te propongo que empieces a quitartelas durante el tiempo de las comidas o mientras escuchas música.
El Yoga Ocular, como otras prácticas es preferible hacerlo con ganas, constancia y sin obligaciones. De esta manera iremos descubriendo la forma de mirar y la gran capacidad que tiene el Sistema Visual de mejorar en todas sus habilidades.

Algunos consejos para operadores de ordenador

• La pantalla con el contraste mínimo posible.
• Las paredes, las ventanas, el mobiliario, etc. no deben dar reflejos a la pantalla del ordenador.
• El teclado estará a la altura del codo, el texto y la pantalla a la distancia fisiológica de cerca y de frente, para evitar la perdida funcional de uno de los dos ojos.
• La portura del cuerpo debe ser vertical y permitiendo una buena circulación, respiración y posición de la columna. Se evitará ladear el cuerpo.

Algunos consejos para estudiantes

• La iluminación debe ser doble, una ambiental y otras dirigida sólo al plano de trabajo.
• La mesa y la silla deben adaptarse a la anatomía del escolar, para así tener un abuena circulación, respiración y posición de la columna.
• La distancia mínima entre los ojos y el plano de visión de cerca será la personal desde el codo a la pinza pulgar-índice con el antebrazo recto.
• El plano de trabajo debe ser inclinado.

Rosa Hernández 
Enviar correo
Rosa Hernández es Optica-Optomestrista. Master en Optometría. Profesora de Yoga Ocular.
 
Ir hacia arriba
Revista
Autores
Números