Ir al página principal
   

Revista
Autores
Números


Tiempo de olvido
 

Pongamos la tele un rato. Zapineemos un rato. Observemos. El amor es un enredo de fotonovela, gobernar es un conflicto de fuerzas por gobernarse, la risa es chabacanería y la muerte es matar o morir siempre disparando. Emocionalismo fácil, humor fácil, muerte fácil.

Tiempo de olvido.

Invierno es el tiempo. Nos envuelve de nuevo, más accidentado que otras veces. A estas alturas ya sabemos que nuestra nave Tierra está viva. Ya vamos notando como se resiente del maltrato generalizado a que la sometemos. Nuestros compañeros, animales y plantas se quejan también. Nos vamos a quedar irremediablemente solos en un basurero flotante. Haciendo como que sentimos, riéndonos de lo más estúpido, contemplando pasmados todas las muertes posibles.

Tiempo de olvido.

Dice el antiguo principio hermético: "Como es adentro es afuera. Como es afuera es adentro".
Pongamos nuestra mente un rato. Zapineemos un rato. Observemos. A lo mejor sentimos algo al notarnos el corazón encogido. A lo mejor nos hace gracia nuestra estupidez. A lo mejor nos estremece el olor de la propia muerte.

Tiempo de olvido?

Conciencia. Por eso, un destello de luz nos sorprende, a veces. Por eso nos sentimos muertos casi siempre.
Todos los días nacemos y renacemos de nuevo. A cada momento, en cada acto estamos ahí siendo, ejerciendo nuestra esencia. Inmensa responsabilidad que opera desde el silencio que hay detrás de todo nuestro ruido. En cada gesto, en cada inflexión de nuestra cotidianeidad. Por eso estamos vivos. A veces. Por eso, un destello de luz nos sorprende, a veces. Y por eso nos sentimos muertos casi siempre. O, simplemente, no sentimos.

Tiempo de conciencia.

Sin fronteras?… Sabemos que es una perogrullada. Si hay algo que no tiene fronteras es la conciencia. Si hay un patrimonio que compartimos, lo único real que poseemos, siempre a nuestra disposición; si hay un punto de apoyo para cualquier cambio, lo único real que somos; sabemos que es la conciencia.
Pero insistimos en su apellido "Sin fronteras" para redundar en ello, porque nos adscribimos al paradigma holístico y pretendemos abrir esquemas, ampliar ópticas y dar cabida a todos los temas que la involucren, tanto desde la reflexión racional como desde la visión poética o incluso lúdica. Todos los que participamos en este proyecto, participamos de la misma ilusión. Entendemos el Autoconocimiento, más que como un lugar de llegada, como una postura interior permanente, un compromiso con la propia vida.

Invierno es el tiempo.

Nacemos el número uno, brote tierno. Flor de almendro despistado, que al primer rayo de luz del año lanza entusiasmado su perfume. Un poco más serenos, un poco más organizados. Sólo un poco. Un poco más cuidadosos, aparecemos este número.
Hablamos de comunicación, de PNL. Hablamos de chamanismo y de transformación, hablamos de la muerte y de la luz, del ego y de la búsqueda.

Hablamos…

Hablamos con Claudio Naranjo, pues este mes de noviembre pasado tuvimos la suerte de contar con su presencia en Barcelona. Maestro y guía en el movedizo territorio actual de la psicoterapia y el Trabajo Transpersonal, amablemente se dignó dedicarnos un tiempo. Su palabra lúcida centra e ilustra conceptos claves del proceso de transformación. Teniéndolo tan a mano, le preguntamos todo y él nos contestó más. Nos contestó tanto que hemos dividido su entrevista en dos fascículos, naturalmente la segunda entrega la haremos con el nº 2. Además nos regaló un cuento.
Todo ello convierte este número en una pieza preciosa de colección.
Esperamos que pases un buen rato consciente y te animamos de nuevo, si tienes algo que decir, a participar en este proyecto.
Buena lectura!


Ramón Ballester 
Enviar correo
 
 
Ir hacia arriba
Revista
Autores
Números