Ir al página principal
   

Revista
Autores
Números


Del Sutra de la Iluminación completa
 


La iluminación completa y cómo alcanzarla es el tema del Sutra de la Iluminación Completa. Es un sermón impartido por el Buda a la asamblea de los grandes Boddhisattvas (seres iluminados) para el beneficio de los seres que vivimos en la ilusión, tales como nosotros, en el periodo de la terminación del Dharma. Él responde a las preguntas de los grandes Bodhisattvas de la asamblea con compasión y de forma directa. Sus respuestas se dirigen a aquellos de nosotros que nos encontramos aún viviendo con un modo de percepción dualista. No hay que luchar por conseguir el nirvana y tampoco no luchar por conseguirlo. Las directrices que el Buda nos ofrece en el Sutra van dirigidas a aquellos de nosotros que vivimos en la ilusión y no vemos realmente la ilusión qua ilusión. La mayor de las ilusiones es agarrarse fuertemente a la idea de que debemos alcanzar el nirvana y que el samsara es malo o indeseable.

Para eliminar este pensamiento dualista y la percepción ilusoria de la Talidad del (ser) tendríamos que ser capaces de utilizar nuestra sabiduría para percibir toda ilusión como no real, no agarrarnos a ellas pues son simplemente flores en el mar, percibir por otra parte nuestro cuerpo y mente como no existentes ya que son creados por nuestros cuatro elementos ilusorios y los seis sentidos ilusorios. Deberíamos de igual modo refrenarnos en el uso de una mente discriminatoria que busca la iluminación así como erradicar nuestros deseos, pasiones (klesa), y amor mundano, que son las causas de nuestras cinco naturalezas samsáricas. Mientras continuemos percibiendo nuestra existencia de todos los días a como algo inferior a nuestra existencia nirvánica perpetuaremos nuestra ilusión samsárica y continuaremos experimentando las dualidades ilusorias de la existencia samsárica.

Una percepción clara del Ser o Talidad es el camino o método para la iluminación. Significa abandonar la mente individual que categoriza, juzga, evalúa, desea con objeto de percibir de forma directa la naturaleza del Buda en todas las cosas. Es pasar de una orientación fenoménica a una nouménica.a la hora de percibir y relacionarse con la existencia y con la no existencia. Trascender categorías, distingos, diferencias y similitudes es la forma de aclarar la percepción de la Talidad. La clara percepción de la Talidad por su propia naturaleza provocará la respuesta "apropiada" al ser. Digo "apropiada" aunque no es el término más ajustado, sin embargo, es el que se acerca más para describir la no-acción (wu wei) que es la caracterísica del ser que percibe la Talidad claramente con la Mente Universal y no con la mente egoica. Los pensamientos conceptuales bloquean la percepción clara de la Realidad (Ser), y dan paso a las ilusiones.

El Buda sugiere tres prácticas que ayudan a adquirir la percepción clara de la Mente Universal. Estas tres prácticas son Samatha, que es la meditación para acallar y pacificar la mente, que es la que crea los conceptos y las categorías de objetos y sucesos; Samapatti, que es la meditación de igualdad o equilibrio de la mente por la que el sujeto y el objeto no aparecen y la verdadera Única Mente permanece manteniendo de continuo alejadas todas las ilusiones; y Dhayana, que es la meditación de contemplación abstracta y la utilización de la mente pura bodhi "que no se apega ni a ilusiones o transformaciones ni a estados de quietud" y elimina las pasiones (klesa). En realidad, las tres formas de meditación son una e inseparables de nuestra existencia diaria. Toda acción que llevemos adelante es una meditación tan válida como una meditación sentada. El Buda menciona en este Sutra que los métodos meditativos que nos "llevan" a la iluminación son sin límite en número. Si llevamos a cabo nuestras actividades diarias con una estructura de mente desapegada, sin esperar un resultado o temor al fracaso ( que es simplemente un concepto) y una orientación no dual, entonces estamos utilizando la mente bodhi, que ve clarmente y sin perturbación dentro de la naturaleza búdica de todas las cosas. Dado que para mucha gente es muy difícil hacer uso de las actividades del día como formas de meditación para despejar ilusiones y el pensamiento conceptual, la práctica de una de las tres formas de meditación mencionadas antes ayudará a experimentar la mente bodhi.

Dos otra ayudas mencionadas en el Sutra para llevar a cabo la Mente Única: para alcanzar la iluminación son: confiar en maestros iluminados de visión recta y arrepentirse de errores y faltas pasadas así como tomar la decisión de reformarse a sí mismo mediante la práctica de técnicas meditativas. Encontrar un maestro iluminado es difícil sin embargo sí podemos practicar bien samatha, samapatti o dhayana es de ayuda darse cuenta y recordar que todas las cosas pueden ser nuestros maestros y llevarnos a la iluminación. El árbol, la hormiga, la flor, el viento, la mariposa, la basura, nuestro enemigo... todos hablan de la mente bodhi (la mente despierta). Si sólo escuchamos y vemos su naturaleza búdica, ellos serán nuestros maestros iluminados. Nirvana no es diferente de nuestra realidad diaria ordinaria, no es diferente por tanto del Samsara. Nuestros deseos por conseguir algo diferente de lo que es crea nuestro dolor y sufrimiento, alegría y felicidad, y perpetúa la ilusión del tiempo, espacio, vida y muerte, ser y no ser. Mediante la práctica de dhayana uno tiene conciencia y está en contacto con la sabiduría que conoce que la ilusión es ilusión, y con la "sabiduría" ilusoria que discrimina entre samsara y nirvana, entre el sentirse no iluminado y buscar la iluminación. La realidad, la verdad, el nirvana y la iluminación son desconocidas. Los sutras son desconocidos. Si los conocemos con nuestra mente egoica, sólo poseemos conocimiento ilusorio.Verdadero conocimiento y ser son simultáneos, no existe espacio que medie entre ambos. Por lo tanto, la persona iluminada actúa espontáneamente y de acuerdo con la verdad. Se elimina el pensamiento conceptual, las pasiones pueden surgir pero uno no se aferra a ellas, y tampoco se apega a la ilusión de un ego, de una vida, de un ser humano o a los sentidos. La persona iluminada se da cuenta de que todo es como flores en el mar y que cuando se comprende esto, desaparece como tal y no vuelve a aparecer de nuevo porque su única existencia se encontraba en la mente egoica de la persona.

Todo es perfecto y todas las cosas y cada uno de nosotros está iluminado. La diferencia entre el Buda y el resto de la gente es que él se da cuenta y siempre se ha dado cuenta que etá iluminado, mientras que la gente piensa aún que existen en el reino del samsara y necesitan alcanzar la iluminación. El error se encuentra en pensar que la iluminación es algo que debe ser alcanzado en algún lugar y en el tiempo. Estamos iluminados y siempre lo hemos estado e incluso pensar que no estamos iluminados es parte de la iluminación. Todo lo que hacemos es una práctica perfecta para alcanzar la iluminación. No hay nada que no hagamos que que no vaya de la mano con una forma iluminada del ser. Nirvana no es diferente del samsara, que no es diferente de lo que ocurre a cada minuto. Debido a que no percibimos la talidad del samsara, no tenemos éxito en ver el nirvana. La perfecta iluminación es entonces percibir la Talidad en lo que es con la Mente Universal.. La claridad de la Mente desprovista de ego, nos permite percibir la Talidad de forma total e inmediata. Aunque sea la mente egoica la que se usa, es la Mente Universal la que percibe. No es una cuestión de estar en el samsara intentando alcanzar el nirvana. Es la toma de conciencia completa de que la Talidad no se puede expresar con palabras y tenemos que experimentarla directamente.

Jose Pedro Martín 
Jose Pedro Martín
(Jefe del Servicio de Salud Mental de Concord, California U.S.A)
Traductor: Luis Carlos Rodríguez Leiva 
 
Ir hacia arriba
Revista
Autores
Números