Ir al página principal
   

Revista
Autores
Números


Estrategias amorosas

Recetas de Amor



Cuando mis palabras caen vencidas por su masa inerte se abre una claridad que deslumbra los mismos ojos por donde el mundo se hizo imagen y no carne. Cuando mis pensamientos no hacen más que chapotear en la superficie de las cosas me rescatan las sensaciones cual rayos furtivos entre las nubes. Y cuando la omnipotencia me invade como respuesta al caos galopante tu regazo me devuelve a una humildad de cachorro, de olvido… Entonces dejo caos, masa y nubes, y tus ojos, por momentos, casi eternos, me fijan por los cuatro costados. Y se paraliza el aire, el parpadeo, creo que también el tiovivo del mundo.
Cuando bailas te miro a hurtadillas pues los curiosos espantan la belleza, y la punta de mi lengua sigue, desfallecida, tu estela, y hasta se eriza mi espalda, de escalofrío. Me vuelvo títere de tus gestos, ofrezco hilos de mis manos, pies y cabeza por si ellos, como las cañas pacientes de pescar, se arremolinaran en tus tobillos y en tus caderas. A escondidas sigo tu aliento por si tu respiración se vuelve ola, mar embravecido y yo barco, fragilidad en tu inmensidad, vela plegada, náufrago y me pierdo dentro, muy dentro.
Entre sábanas he descubierto que tu cuerpo tiene mil paralelos, sendas por donde siempre es nuevo transitar pero nada como tu ecuador, equidistante y caliente, selva tropical que rodea una boca de fuego. En tus brazos no hay tiempo, soy el que siempre he sido, el que reconozco de pequeñíto, el que juega, ríe, llora, baila.
Ya no me importan cuantas letras tenga la palabra amor ni las teorías que la encorsetan. Siempre indefenso ante el amor que arrecia el destino, las tentaciones que lo persiguen, el pasado que lo frena y las ilusiones que irremediablemente anidan. Amor ideal que usurpa el nido y que además pide cuentas, respuestas perfectas, autocomplacencias. Tímido, vulnerable y herido, el amor se retira. Pero vuelve cuando me equivoco, te equivocas, nos perdonamos, cuando una vez derrotados, nos echamos una mano, nos escuchamos, nos apiadamos; cuando podemos ver relajados lo que el otro es, hace y piensa, cuando nos cuidamos. Tan duro es cariño el mundo, tanto frío, hambre, dolor y guerra se deshiela cada día que sólo una flor, un niño, tu sonrisa bien vale mantener la esperanza.

RECETAS DE AMOR

Llega el otoño

Recoja las primeras hojas ocres y rojizas del otoño. Caldee la habitación y cúbrase desnuda con ellas formando un gran collage. Cuando llegue él dígale que debe separar hoja a hoja meticulosamente porque el otoño invita a descubrir tesoros.

Fugacidad
Cuando pasee con uno de sus amigos no le diga que la belleza es tan fugaz porque vive en el delgado filo que media entre dos mundos, las formas que nos rodean y los ecos entrañables que nos provocan sin decantarse por ninguno de los dos. Simplemente cójale la mano procurando que cierre los ojos. Que sólo los abra cuando sienta un apretón en la mano. Llévele de la mano y en silencio delante de pequeñas oquedades del terreno, ante horizontes limpios, por los microuniversos de musgos y hojas, hacia los cúmulos cambiantes de las nubes, ante un trozo de piel o unos plásticos a la deriva. Enfoque bien, ajuste la lente y cuando esa fugacidad pase aprete el dispositivo, en un abrir y cerrar de ojos, se imprimirá una estela de lo irrepetible.

Reverberación
Pónga espejos estratégicamente en los cuatro puntos cardinales de bronce bruñido o de obsidiana para retener con su imagen las almas o para ahuyentar a los fantasmas curiosos que siempre los hay. En el acoplamiento de los cuerpos miren los amantes de reojo, que las miradas reboten y hagan carambolas, que se vean desde fuera y desde arriba, en las más insospechadas ópticas. En la reverberación imparable de las imágenes no se saturen, conjuguen pasión y ternura, ilusión manifiesta y realidad sentida.

Bolsa de agua
Esos días húmedos de invierno cuando ella llega destrozada de la batalla con el mundo prepárele un caldo caliente y métala en la cama aún a regañadientes. Mientras saborea el caldo con cara de pajarita empapada, métase debajo de las mantas y coloque sus pies ateridos contra los suyos calientes. Haga por un día de bolsa de agua caliente y arrastre sus pies hasta el vientre. Cuando el primer deshielo le llegue a la sonrisa, desplace sus témpanos hasta el pecho almohadillado. Más tarde dé cálido aliento también a cada dedo y ensaye los besos más calientes.
Si después de todo no consiguiera romper la tibiez de sus pies no dude en convertirse todo usted en brasa ardiente.

Armonía
Si siempres habéis luchado en la cama, si habéis embestido con fuerza y habéis dominado. Si cuando hacéis el amor rugís y sudáis para estallar antes de quedar derrotados, probad a poner música. Si el amor es armonía, danzaréis.

Supino
En las artes amatorias pónte a menudo en posición supina. Cuando ella cabalgue encima no te entretengas en mirar el techo. Deléitate con la anteversión y retroversión de su pelvis, el contorneo de su cadera, su rotación interna y externa y el arrastre de su pubis; pero, por favor, no mires el techo aunque le falte una mano de pintura.

Ensalada
Mezclarás tus hojas rizaditas de lechuga con sus rábanos cortados a cuartos; tus rodajas frescas de tomates con su perejil, pondrás tu pepino a tiras con sus pimientos picaditos, tus aceitunas rellenas con su aguacate.
Os mezclaréis con sal, aceite y vinagre y os revolcaréis en una gran ensalada de amor.

Cumpleaños feliz
No hay cena de cumpleaños que no acabe alegre y que no deje sobre la mesa un buen trozo de pastel con abundante nata. Se irán los invitados, se apagarán las últimas risas desternilladas. Ella todavía embriagada apagará con misterio las velas casi fundidas, él acechará en los escondrijos travieso, ella se defenderá con la nata. No tardarán en repetir pastel pero ya sin manos, plato ni cuchara.

Navegando
Recostados sobre grandes almohadones, ponga la pierna derecha, la de usted, encima de la izquierda de ella, pero justo al contrario del otro lado. Sus dedos, los de la mano, entrelazados entre los de ella pero de sus pies, lo mismo que hará ella con los suyos.
Enfrentados y acoplados dejen que el movimiento de la pelvis se balancee como un barco. Es necesario que vaya a estribor cuando ella gire a babor. Deje que ella gobierne las velas tirando fuertemente alrededor del mástil.

Tango
Una música insistente despacha envites a diestra y siniestra. La estancia a media luz, los zapatos ajustados y livianos. No pierdan el ritmo del tango, lento, lento, rápido-rápido y lento. Ocurra lo que ocurra de ombligo para abajo, no pierdan la concentración, no invadan el terreno del otro, que las piernas no flaqueen, que los pies no tropiecen. No hagan caso al sofoco, no naufraguen todavía, no se miren fijamente pues perderán el compás… lento, lento y lento.

 

Julián Peragón 
Enviar correo
Artículo: El alma del sexo
N º 25, Recetas de Amor 1: Recetas de Amor
Nº 26, Recetas de Amor 2: Aprendiendo a Amar
Nº 27, Recetas de Amor 3: Estrategias amorosas
Nº 28, Recetas de Amor 4: Amar siempre amar
Nº 29, Recetas de Amor 5: El juego del Amor
Nº 30, Recetas de Amor 6: Hambre de piel
Nº 31, Recetas de Amor 7: Entre amores
Nº 32, Recetas de Amor 8: Bodas divinas
Nº 33, Recetas de Amor 9: A ti, Deseo

 

ir
 
Ir hacia arriba
Revista
Autores
Números