Ir al página principal
   

Revista
Autores
Números


Pintura de inspiración
El arte consciente en el tercer milenio

El Árbol de la vida
El Árbol de la vida

El arte consciente cumple una función esencial en el proceso de transformación del ser humano y del planeta Tierra. Consciente significa que pasa por la consciencia y la consciencia está conectada con la inteligencia superior. La inteligencia superior nos une al Universo Dios.

El tercer milenio reclama que el ser humano asuma su consciencia divina y la integre en todas sus acciones y creaciones. Al conectaremos con la fuente de inspiración invitamos a nuestro Ser superior a participar en la obra La inspiración pertenece al orden divino y se concretiza en la materia por medio de la respiración. A1 inspirar nos abrimos a recibir, al espirar soltamos todo y nos abandonamos. Es un abandono consciente y activo a la guía del canal de inspiración.

¿Cuál es el propósito del arte? El propósito del arte consciente es participar en el Plan divino para la transmutación de la tierra. Despertar el potencial creativo del ser humano y hacerlo visible. Es contribuir a crear la paz en la tierra. Es revelar la belleza y la armonía de todos los colores de la vida cooperando con el Gran Creadir a crear el paraíso en la tierra.

La verdadera función del arte no es alimentar el ego o la personalidad. El arte debe estar al servicio de la vida y es una herramienta de cambio muy poderosa. Reequilibra los hemisferios cerebrales, abriendo y activando la parte derecha: lo intuitivo, lo receptivo, lo lúdico, lo espontáneo, el niño. En el corazón de cada adulto hay un niño. Y en cada niño hay un artista en potencia. Cada uno de nosotros recibimos al nacer una semilla de posibilidades infinitas. Recibimos este regalo por derecho de nacimiento, como hijos legítimos de la energía creativa de vida del Dios Padre-Madre. Nos pertenece a nosotros la responsabilidad de despertar y revelar nuestro potencial creativo.

En Pintura de Inspiración trabajamos directamente con la Luz. Cada olor vibra a una frecuencia determinada y es un lenguaje cromático de emoción y sentimiento. Los cuadros dicen todo de nosotros, reflejan aspectos del inconsciente y los hace visibles a la conciencia. E1 cuadro es un espejo donde te ves reflejado. Al trabajar con consciencia en el cuadro, notas como el trabajo se hace en ti mismo. Emergen los paisajes internos en el aquí y ahora. Es un arte liberador, sanador, revelador. Es una forma de aprender, o de recordar lo que ya sabemos. Nos ayuda a conocernos, a reconocernos y a rescatar nuestra conexión con la tierra y con el cielo.

Es un arte accesible a todos, que reconstruye la confianza. Tiene que ver con el niño interior, con el arte de vivir, de sentir, de atreverse a ser uno mismo y ser feliz. Tiene que ver con superar conceptos, límites y barreras. Tiene que ver con las emociones: porque sale de dentro, ríes y lloras, naces y renaces en el proceso del despertar creativo. Elevas tu consciencia, comprendes y descubres. Tiene que ver con el entusiasmo . Es intuitivo, libre, inspirador. Rompe todos los cánones. Te habla de ti mismo, de tu historia, de tus memorias, de tu vida, de tus zonas oscuras, de tu Luz.
Es un arte de corazón, sagrado, visionario, sencillo, canal de Inspiración.

Un arte de reconstrucción del ser humano, que integra lo ilimitado en la materia.
Y renace al gozo creativo.



Khoukha 
Profesora de artes creativas
 
Ir hacia arriba
Revista
Autores
Números