Ir al página principal
   

Revista
Autores
Números


Brillá con hidalguía

 

 

 


Con el impulso de tu corazón, la luz abarcará todos los rincones.

Haré vibrar la luz de este mensaje, en un cuenco de cristal, para ayudarte a liberar la densidad de tus temores más profundos. Cada letra resonará en tu interior con la energía del amor, dando lugar a la paz y restableciendo el equilibrio. Este armónico sonido viene a recordarte que todo es perfecto. No hay por qué temer. El creciente caos certifica el arribo de una era dorada. Es tiempo de manifestar todo tu potencial. Brillá con hidalguía.

Tu mente se pregunta por qué recibís este escrito. Tu espíritu, en cambio, reconoce que pese a la fatiga por tanto peregrinar, es necesaria una acción más sincronizada y profunda que fortalezca las redes de luz que ayudamos a enraizar. Quienes conocen de tu heroica compasión, saben que sos capaz de un nuevo esfuerzo al servicio de la transformación global. Tus movimientos son observados por aquellos que sienten la pureza de tu alma.

Estas palabras suenan con gran poder, pues vehiculizan la fuerza de una energía redentora que nuevamente llama a la acción consciente. Encarnaste con el objetivo de iluminar, por eso a medida que las viejas estructuras caigan, será necesario de tu auxilio luminoso. Verás rostros expresando alteración y desconsuelo. Tu espíritu humanitario les hablará en el lenguaje diáfano del amor, contribuyendo a que en cada corazón aflore la nueva Tierra.

Tu realidad no quedará exenta de la vorágine y la ansiedad, la diferencia estará dada en que observarás lo que suceda desde tu interior. Allí habrá una bella y cautivante calma. Reconocerás que todo lo vivido fue la preparación necesaria para llegar a esta instancia, donde cruzarás otro umbral. Centrado en tu esencia, no habrá golpe de inconsciencia que pueda lacerarte, ya que tus alas se abrirán para alcanzar nuevas y claras perspectivas.

Estate seguro de que no sos el único que realizará este decisivo esfuerzo. Todo tiene un sentido que escapa a la razón. Ingresando a tu corazón reforzarás el anclaje de la trama cristalina. Propagarás la frecuencia del amor y sentirás el apoyo de tus hermanos caminantes. La transición ingresa a su fase más intensa. Amo tu coraje. Sentí el aliento de vida que proviene a través del cuenco. Es hora. La luz te anima. Brillá con hidalguía.



Julio Andrés Pagano 
Enviar correo
www.proyecto-despertar.com.ar/notas.htm

 
Ir hacia arriba
Revista
Autores
Números