Ir al página principal
   

Revista
Autores
Números


Es la hora de la acción

 



L
os ánimos parecen estancados. Milenarios surcos mentales tiñen la vida de gris. Se intuye la necesidad del cambio, sin embargo hay temor a soltar viejas estructuras. Las buenas intenciones ya no bastan, carecen de la fuerza suficiente para hacernos despegar. Es necesario romper la inercia. El corazón debe echarse a rodar con pasión. Debemos desatar un tsunami de confianza. Necesito que te sumes más allá de las palabras. Este mensaje viene a despertar tu conciencia. Es la hora de la acción.

Cuando escuchás lo que te digo, algo se agita en tu interior. Tu espíritu sonríe con alivio. Tu mente, en cambio, se ataja y sacude una poderosa onda de argumentos lógicos, que impacta en tus zonas inseguras. En sólo una fracción de segundo, el temblor retumba en tu seguridad económica, los lazos familiares y el entorno social. En medio de la conmoción, una segunda descarga, aún más potente, te enrostra la edad y te doblega, haciéndote creer que tu tiempo pasó, y que no estás para emprender desafíos.

Hay tres grandes maestros recorriendo la Tierra: el maestro “No Sé”, el maestro “No Puedo” y el maestro “No Me Animo”. No los culpes, vinieron para ayudarte. Las limitaciones tienen la virtud de impulsarnos hacia aquello que nunca creímos que sería posible.

Las respuestas a cómo trascedender la estancación residen en tu interior. Sin dejar de mirar al cielo, confiá en tu divinidad interna. Dejá que la sabiduría de tu alma se exprese. Recuperá tu dignidad. Por tus venas aún corre la vida, no te entregues. Al futuro lo construimos con las acciones presentes. Nada mejor vendrá como por arte de magia. Si nos quedamos esperando que otros lideren los cambios, todo permanecerá igual. Tu realidad es la que debe transformarse.

No aprisiones tu espíritu, dejalo volar. Abandoná el surco. Rebelate a la estupidez que ciega las masas y nivela hacia abajo. Animate a dar pasos en el vacío. Tené fe. Sentite vivo por primera vez. Buscá tu lugar en el mundo, nadie puede decirte cuál es. Sólo tu corazón lo sabe, simplemente escuchalo, dejá que te guíe y echalo a rodar con pasión. Hay un despertador que está sonando en el centro de tu pecho, ¿podés oírlo? Animo, es la hora de la acción.

Julio Andrés Pagano 
Enviar correo
www.proyecto-despertar.com.ar
 
Ir hacia arriba
Revista
Autores
Números