Ir al página principal
   

Revista
Autores
Números


De poesía y de vida

La poesía no es sólo una variedad de literatura, es también un modo de vida en la participación, el amor, el fervor, la comunión, la exaltación, el rito, la fiesta, la embriaguez, la danza, el canto, que, efectivamente, transfiguran la vida prosaica hecha de tareas prácticas, utilitarias, técnicas. (...) Fernando Pessoa decía que en cada uno de nosotros hay dos seres, el primero, el verdadero, es el de sus ilusiones, de sus sueños, que nace en la infancia y prosigue toda la vida; el segundo, el falso, es el de sus apariencias, sus discursos y sus actos. Podríamos decir de otra forma: en nosotros coexisten dos seres, el del estado prosaico y el del estado poético; esos dos seres constituyen nuestro ser, son sus dos polaridades, necesarias una para la otra: si no hubiera prosa no habría poesía, el estado poético no se manifiesta como tal sino en relación con el estado prosaico. Tenemos necesidad vital de prosa, porque las actividades prosaicas nos hacen sobrevivir. Pero muy a menudo, en el reino animal, las actividades de supervivencia (buscar comida, perseguir la presa, defenderse contra los peligros y los agresores) devoran la vida, es decir el goce. Hoy, en la tierra, los humanos dedican la mayor parte de su vivir a sobrevivir. Tenemos que actuar para que el estado secundario llegue a primario.
Hay que tratar de vivir no sólo para sobrevivir sino también para vivir. Vivir poéticamente es vivir para vivir.


Edgar Morin 

Edgar Morin es uno de los pensadores franceses más importantes de su generación. Nacido el 9 de julio de 1921 en París, su formación humanista (estudió historia, sociología, filosofía, geografía y derecho en la Universidad de la Sorbona) le ha permitido reflexionar sobre todos los ámbitos sociales hasta crear uno de los compendios intelectuales europeos de mayor entidad. Es autor de textos sociológicos de gran influencia intelectual como El espíritu del tiempo (1962), de ensayos sobre los problemas de la civilización de nuestra época como Para salir del siglo XX (1981), Pensar Europa (1987), Tierra patria
(1993), Una política de civilización (1997), ha reflexionado sobre la complejidad y el pensamiento complejo en La complejidad humana (1994) y en el conjunto de obras elaboradas entre 1977 y 1991 con la denominación de El Método como nueva forma de pensar y conocer. En los últimos años ha publicado textos de gran impacto sobre la comprensión del mundo actual como Los siete saberes necesarios para la educación del futuro (2000) o Tierra patria (2002).
Como estudioso de la comunicación y la cultura de masas fue codirector del Centro de Estudios Transdisciplinarios (sociología-antropología-semiología) de l’École des Hautes Études en Sciences Sociales (1973-1989), que consolidó la investigación comunicativa en Francia. Destacan obras como El cine o el hombre imaginario (1956), Les Stars (1957), El espíritu del tiempo (1962) y El espíritu del tiempo II. La necrosis (1976), y fue director de las revistas Arguments y Communications.
Actualmente es director emérito de investigación en el CNRS (Centro Nacional para la Investigación Científica) y presidente de la Agencia Cultural Europea de la UNESCO. La entrevista se realizó en Barcelona el 1 de marzo de 2002.

 
Ir hacia arriba
Revista
Autores
Números