Ir al página principal
   

Revista
Autores
Números


Definir la conciencia
 


Al buscar la palabra conciencia en un diccionario me encuentro la definición siguiente "conocimiento intuitivo o reflexivo que el sujeto humano tiene de su existencia, de sus estados y de sus actos, y del medio que le rodea".

Realmente es difícil definir lo que es la conciencia al ser la fuente misma de la subjetividad. Quizás nos pongamos de acuerdo en elementos mas contextuales como que es algo individual, que intervienen aspectos cognitivos, pero el fenómeno en sí, el proceso de darse cuenta que uno se da cuenta, el tener conciencia de que uno tiene conciencia es difícil de explicar. También podemos diferenciar dos tipos de conciencia, una mas básica, común a muchos animales que procesa la información sensorial para actuar en consecuencia, y otro tipo de conciencia conceptualizada por el ser humano, la conciencia de sí mismo o metaconciencia.

El proceso que subyace a esta diferenciación es el fenómeno sociocultural que define al Homo Sapiens como especie. La cultura desarrollada desde los principios era una forma de compartir los conocimientos adquiridos y mantenerlos generación tras generación, ampliando el saber y los recursos, su vehículo principal ha sido el lenguaje, y es esta herramienta la que ha ido estructurando una realidad donde ponemos palabras a todos los objetos y procesos, hasta la misma subjetividad se la ha nombrado como objeto y en el mejor de los casos como proceso. Este fenómeno de ser conscientes cobra una nueva dimensión cuando se le observa como un continuum entre la inconsciencia y la conciencia de sí. Saber que existen procesos internos que controlan nuestros actos, que tenemos muchos pensamientos automáticos cuyo grado de conciencia es mínimo refuerza paradójicamente la metaconciencia. Ésta es una de las forma de entender la ampliación de la conciencia. Poner luz, o sea conciencia en los aspectos inconscientes. Hablar de "conciencia sin fronteras", no es hablar de religiones, misticismo, trascendencia, etc. es hablar de lo que nos vamos dando cuenta cada uno con su propio lenguaje, con sus propias experiencias , con sus propias interpretaciones de la realidad, y compartir lo que vamos aprendiendo. Una conciencia sin fronteras es una utopía que refleja la intensión de revisar todo lo que creemos a la luz de las nuevas comprensiones tanto individuales como culturales, en un proceso dialéctico de aportaciones y críticas para mejorar esta vertiente del camino que se basa en la comprensión.

Desde aquí os invitamos a que nos escribáis para compartir vuestras opiniones y sugerencias, es el feedback necesario para mantener la omeostasis de cualquier cosa que quiera estar viva.

 

 

Xavier Coll 
Enviar correo
 
 
Ir hacia arriba
Revista
Autores
Números