Ir al página principal
   

Revista
Autores
Números


Dar ejemplo

 


Se habla, en 2006, de violencia en las aulas y todos sobreentendemos que es la violencia que ejercen los adolescentes ante la impotencia de sus padres y educadores. Pero hace treinta años se hubiera sobreentendido que nos referíamos a la violencia ejercida por los profesores sobre los alumnos. Y se hubiera calificado esa conducta como herencia de un pasado represivo y, en todo caso, erradicable. Sin embargo, ya se levantan voces en el Reino Unido a favor del castigo físico a los educandos como alternativa para acabar con el problema, lo que es tanto como decir que los errores de la actual educación permisiva han de ser pagados por las víctimas de dichos errores. Se diría que durante treinta años hemos puesto cuidadosamente las bases que justifiquen por qué hay que volver a pegar a los niños.

Si miramos en perspectiva, veremos que el tema de los menores ha pasado por ciclos sucesivos de teorías rigoristas y benévolas que se han ido quitando mutuamente la razón. De diferentes y alternativas maneras, los menores han sido mansos depositarios de nuestro desconcierto vital, curiosa circunstancia teniendo en cuenta que todos nosotros, sin excepción, hemos sido niños, pero que puede explicarse si reparamos en cuánto hay que desnaturalizar a cualquier niño para adaptarlo a nuestra sociedad.

Una de las cosas que distinguieron a los antiguos pueblos y que aún puede observarse en las comunidades poco contaminadas por nuestra civilización era el arraigado cariño con el que trataban a sus hijos, manifestado en un tipo de educación que les hacía aptos, a muy temprana edad, para relacionarse con su entorno con un éxito, una felicidad y una independencia muy superiores a las conseguidas por nuestra sociedad. Educación no exenta de dureza y de disciplina, pero con dos postulados básicos: la aceptación y el ejemplo. Dones que sólo puede ofrecer quien es dueño de sí mismo.

Pero la historia de nuestra civilización es la historia de la ambición por llegar siempre más lejos, a la mayor velocidad posible. Es la elección de lo exterior frente a lo interior. El triunfo de la apariencia. Se nos ha quedado grande el mundo que hemos construido y como no sabemos cómo movernos en él, nos agitamos impulsados por el miedo, trazando comportamientos convencionalmente aceptados pero que no resisten un análisis, y convirtiendo el paso a la madurez en una quiebra vital que nos aleja de lo más genuino que tenemos. Si el sueño de la razón produce monstruos, el comportamiento de nuestros hijos viene a ser el monstruo producido por nuestra alienación.

La educación se transmite con el ejemplo. Lo otro es adiestramiento o doma. Y nosotros no estamos en situación de dar ejemplo, porque ni como sociedad ni como individuos somos dueños de nosotros mismos. Por eso, a un ciclo de doma rigurosa le seguirá, por fuerza, un ciclo permisivo, ya que la ley de acción y reacción es una de las pocas leyes naturales con las que no hemos podido todavía. Y al ciclo permisivo le seguirá un ciclo riguroso, y ambos nos permitirán alinearnos en uno u otro lado, elaborar teorías y buscar, con ello, un sentido a nuestra vida, algo innecesario si nuestros padres hubieran estado en situación de poder amarnos.

Puestos ya en el hecho de tener miedo a un grupo de adolescentes, asumida la evidencia de que carecemos de autoridad moral ante unos niños, tendremos que hacer algo, indudablemente, y algo urgente. Pero sea lo que sea, no iremos muy lejos sin un profundo, honrado, implacable autoexamen. Como sociedad y como individuos. Por difícil que resulte, es mucho más eficaz cambiar nuestra propia vida que la de los demás. El hecho de que elijamos lo segundo para no enfrentarnos con lo primero, que hagamos de ello una profesión o que remediemos el problema por una temporada, no excluye la verdad que la historia nos muestra, ni nos libera de nuestra responsabilidad como especie inteligente. El educador, como el guía, debe ser alguien que conozca de memoria el camino de ida y vuelta. Y nosotros, a la puerta de casa, seguimos discutiendo sobre el itinerario como excursionistas domingueros.

Luisa Cuerda 
Enviar correo
Luisa Cuerda es escritora. Entre sus obras "De puños, almas y otras derrotas", publicada por Littera, así como un sinfín de cuentos. Su última novela, "Otra vida por vivir", una novela armónica y divertida en la que la búsqueda del sentido de la vida es el centro temático.

Blog de Luisa Cuerda
 
Ir hacia arriba
Revista
Autores
Números