Ir al página principal
   

Revista
Autores
Números


Mis centros de energía
 

"Soy energía. Soy energía que no puedo ver, ni palpar. Soy energía que sí puedo sentir. Que es fuerza que late dentro de mi. Que me da estabilidad, empuje, estructura. Potencia que se despierta en mi en forma de tierra que quiere ser sembrada y activada... Tierra que al ser regada por el elemento agua despierta la misma vida en la propia tierra, que ya humedecida por mis sentimientos más diversos me humaniza. Me crea y recrea constantemente en ese laberinto de emociones contrarias y polaridades opuestas... Energía que cuando añado el calor del sol se elevan mis sentimientos ya engendrados hasta ser tocados por su fuerza, evaporando y haciendo más digerible mi tierra y mi agua. El sol me transforma dándome calor, entendiendo y dirigiendo toda mi humanidad.... permitiendo ascender hacia el próximo elemento que es el aire.... allá, en mi pecho está la gran estrella de David, ella se pone a girar a toda velocidad "pinchando", si aún me quedan globos por pinchar.... ella me somete a ese centrifugado que da verdadero vértigo al encontrarme con el amor, con mi fuente de alegría, ahí soy felicidad y eso todavía me asusta... y gira, gira la estrella, sutilizando todavía más mi energía .... la prepara para ascender aún más hasta el siguiente elemento, el éter... más fino, más sutil ... Allí el amor se hacer verbo y creo la palabra, la voz. Tengo el poder de crear y el poder de dejar que creen los demás... Siento mi humanidad y dejo que los demás también sientan la suya .... Encarno y dejo encarnar y a partir de ahí me abro al cielo, dónde no hay ya elementos.... Donde nada tengo .... Donde solo vale ser...

Y ese es el regalo que os doy hoy, el que sintáis los dones de cada una de las energías, que no deja de ser una sola, pasando las etapas de la transformación. Recibirlos con el convencimiento absoluto que sois todo eso.

Nuestro problema continua siendo, no el tener o no tener, sino el de siempre: ser o no ser. ...
Pues, somos."

Te doy el poder de un espacio propio, en donde puedas ubicar y enraizar tu propia vida, con dignidad y poder personal para ser dueño(a), de tu existencia.
Yo te doy la fuerza de la raíz para poder curarte, estructurarte y confiar con tranquilidad que el Dios Ganesha actúa en ti, dándote estabilidad y quitándote los obstáculos que obstruyen tu camino humano hacia lo divino.
Yo te doy el poder del peso de la gravedad para que sea tu máxima amiga y te ayude a drenar lo viejo y apoye lo nuevo en ti.


Yo te doy el poder de sentir el flujo y reflujo de la luna: crecer y menguar. Cambiar constantemente ....
Yo te doy el poder de experimentar la fluidez del elemento agua que cambia dependiendo de la vasija que lo contiene... sin culpabilidad, con todo tu derecho.
Yo te doy el poder de reconocer en ti los opuestos como parte inherente en todo ser humano. Sentir deseo, sentir rechazo, amor, odio ..., calor, frío, sol, luna ....
Yo te doy el poder de la sensualidad, de la sensibilidad, el poder de compartir tu sexualidad. Tu capacidad de máxima expresión de amor creador.
Yo te doy el poder creativo de tu existencia, para que te puedas inventar de nuevo, una y un millón de veces.

Yo te doy el poder del dios Sol, irradiando fuego, calor. Bienestar grande que expande, dilata y abre las puertas más herméticas de nuestro cuerpo.
Yo te doy el poder de digerir y asimilar emociones y pensamientos que tengas en lucha entre sí.
Yo te doy el poder del fuego unificador, transmutador, integrador de tus luchas internas. Su fuerza te da el poder personal de tu propia sanación. Es la combustión bien hecha que permite el cambio constante para vivir tu realidad siempre nueva en el aquí y el ahora.
Yo te doy el poder de la dilatación para que no te apergamines, para que tu cuerpo se regenere con el calor de tu dios Sol.
Yo te doy el poder del saberte viva (o), sabiéndote conocedora (or), del gran potencial del sol en ti, en tu vientre, en tu centro, que dirige tu vida desde una pasión comedida y equilibrada.
Yo te doy el poder de compartirlo con los que no lo tienen y les puedas enseñar a desarrollarlo.


Yo te doy el poder del amor sin límites, en donde la estrella de seis puntas, en constante giro, genera el aire que 1impia tus preocupaciones, tus angustias y tus miedos más arcaicos...
Yo te doy el poder de respirar y así activar el movimiento de tu gran estrella en tu pecho, que te da aire en forma de armonía, ecuanimidad, inmunidad y te predispone a saltar a lo más alto: a que dés sin temor a no recibir. A que sientas amor sin tener que pedir. A que te atrevas a expandir este amor sin pensar en el que dirán y a que te reconozcas como un ser de pura expresión de amor, sin tener que "morir en el intento" ...
Yo te dog el poder de la alegría, del saber que Jesús quiso y quiere esa alegría dentro de tu corazón y de tu propio cuerpo.

Yo te doy el poder de la palabra para que expreses desde lo más íntimo de tu corazón.
Yo te doy el poder de sanar tu cuello, tu garganta y sentir la fuerza de tu voz con convicción y a la vez con humildad.
Yo te doy el poder de comunicarte conmigo y que me cuentes cómo estás, cómo te sientes, qué es importante para ti... qué quieres de mi.
Yo te doy el poder para que preguntes a los demás cómo están y qué les preocupa y qué es lo que aman...
Yo te doy el poder de la creatividad; por medio de la palabra te llega la inspiración a tus manos, a tus ojos, a tu nariz, a tu corazón, a tu vientre....
Yo te doy el poder de extraer de tu interior todo lo que en potencia eres y todavía no sabes que lo eres....



Yo te doy el poder de la conciencia y desde ella yo te doy el poder de limpiar tu inconsciencia. Mirando desde tu "mirada interna" que conecta lo nuevo de tu cerebro más joven con lo viejo de tu cerebro más primitivo, lleno de lo oscuro del inconsciente.
Yo te doy el poder de tu tercer ojo y desde él mirarte hacia dentro, perdiendo así el miedo a lo desconocido de tu interior.
Yo te doy el poder para que integres tu consciente y tu inconsciente.
Yo te doy e1 poder de tu luz en tus ideas buenas, creativas y bien vistas por los demás, y en tus ideas abstractas, raras e incomprensibles hasta para ti mismo (a).
Yo te doy el poder de reconocer todo tu cerebro como único, y todo el necesario para tu crecimiento, con su luz y sus sombras.
Yo te doy el poder de no juzgarte nunca más, de saber que la oscuridad sólo es falta de luz y que el camino consiste en iluminar ese oscuro fondo al que temes como si de un ogro malo se tratara.
Yo te doy el poder de pensar, razonar, reflexionar, conocer, dirigir, ordenar. Todos son poderes que te pertenecen disfruta de ellos ... Hazlos bien conscientes!.

Yo te doy el poder de la espiritualidad convertida en lo que nuestros dioses quieran ofrecerte....
Yo te doy el poder de no tener poder ....
Yo te doy el poder del vacío, en donde te tienes que despojar de todo para ser el todo ..
Yo te doy el poder sobre la muerte y la vida, para que sepas que antes que ellos tú eres mucho más..
Yo te doy el poder de lo relativo y lo absoluto para que sepas que en el "hágase tu voluntad" hay una tercera vía en donde el abandonarte no es sinónimo de dejadez, sinó de gran riqueza y madurez espiritual....
Yo te doy el don de ser como Dios, sólo tienes que creértelo sin "creértelo" ...
Yo te doy el poder de mirar el universo y que sientas toda su belleza; sólo con una condición, que sepas que hasta el ú1timo ser de todo el mundo, es igual que tú, que es tu hermano....

 

 

Carmen Palomo  
Enviar correo
 
 
Ir hacia arriba
Revista
Autores
Números