Ir al página principal
   

Revista
Autores
Números


Excelencia en el equilibrio

Trabajo y vida personal


Sistema integrado
Todos podemos aspirar a una vida no sólo equilibrada sino excelente. Entendiendo por excelente una vida satisfactoria, sencilla y feliz.

La evolución hacia la excelencia de la persona debe producirse teniendo en cuenta tres dimensiones: la personal, la profesional y la espiritual.

Si nos centramos en la parte profesional descuidando la personal, tarde o temprano surgirán problemas con la familia o problemas de salud que afectarán a nuestra eficiencia en el trabajo.
Así volveremos a casa después de una jornada poco productiva y será difícil desconectar porqué nos habrán quedado temas laborales pendientes.

En cambio, si atendemos de forma equilibrada la vida personal y profesional seremos eficientes en el trabajo acabando la jornada con una sensación de satisfacción y resolución de temas. De esta forma al salir del trabajo nos podremos centrar en la familia o temas personales desconectando de la actividad profesional y volviendo al día siguiente frescos, creativos y relajados.

Estilo de vida deseable
Nuestro día a día está lleno de prisas, urgencias, miedos y problemas de salud. Vivimos con
una alta exigencia social en temas materiales. La frase: “Somos lo que tenemos” refleja bastante este concepto.

Pero... ¿Es este el tipo de vida que queremos? ¿Nos hemos parado a reflexionar cómo queremos que sea nuestra vida? ¿A qué queremos dedicar nuestro tiempo?

Probablemente si lo hiciésemos todos llegaríamos a conclusiones parecidas: tiempo libre, relaciones ricas, trabajo gratificante y bien remunerado, salud, paz interior, armonía. En fin... SER FELICES!

No obstante lo que significa ser feliz puede variar de una persona a otra, por ello es tan importante definir nuestra propia escala de valores.

Propósito u objetivo vital
¿A qué dedicaríamos nuestra vida si todo fuera posible? Buenas noticias: “Todo es posible”.
Cualquier reto que nos planteemos es posible si ponemos tres ingredientes mágicos: energía,
planificación y disciplina.

Una vez decidimos cual es nuestra pasión, nuestra verdadera vocación y empezamos a caminar, despacio pero con determinación, hacía ella aparecen la inspiración, la fuerza y la paz interior.


“No es que no nos atrevamos porqué es difícil,
es difícil porqué no nos atrevemos”

Séneca


Cuidado del cuerpo
Hábitos tan sencillos como:
• Alimentación rica en frutas, verduras y legumbres. Comer con moderación.
• Respiración profunda y calmada.
• Sueño reparador. Dejar los problemas fuera de la habitación, cenar ligero y dormir el número de horas suficiente.
• Practicar deporte como mínimo 3 veces/semana.

“Si no dedicas tiempo a
cuidarte hoy, deberás
encontrar tiempo para
cuidarte después”
Robin Sharma

Entrenamiento de la mente
El control de la vida empieza por el control de la mente. No podemos controlar lo que sentimos pero sí lo que pensamos.

Vivir implica un constante y maravilloso aprendizaje si somos capaces de ver en las dificultades oportunidades de mejora.

Algunas actitudes a trabajar son el agradecimiento, disfrutar de las pequeñas cosas y el arte de la simplicidad.

Cultivación del espíritu
El sentimiento de unión con las personas, cosas y circunstancias nos hace más amables y tolerantes que el sentimiento de separación.

Podemos vernos como seres separados e individuales o como seres que formamos parte de un conjunto mayor, de una energía universal llena de fuerza, sabiduría y amor.


Carme Salvador 
Enviar correo
 
 
Ir hacia arriba
Revista
Autores
Números