Ir al página principal
   

Revista
Autores
Números


Áticus
Más allá de los mitos religiosos y del poder



Voy ha intentar explicaros como es Áticus, pero ¿cómo definir lo simple? Más parecido a Clark Kent que a Supermán. Áticus, es el héroe más reconocido de la historia del cine, aunque él, nunca creyó serlo. Quizás, como les pasa a los verdaderos humildes, que no piensan que lo son.

Así, Áticus, liberado hace ya mucho tiempo de la agonía de medirse, tanto que ya no lo recordaba, daba todo el aspecto del hombre sosegado.

Su andar parecía lento, con esos pasos que tienen los largos, moreno y, todavía, de cabellos negros, que de vez en cuando apartaba del lado izquierdo de su frente. Pasaba de la mirada, del interesado en saber, a una de sosegada presencia, que solo las almas sabias muestran.

Al igual que la escritora desvela en su obra, una profunda admiración por el que en un tiempo fue su padre, creo que a todos, tanto a padres como hijos, nos hubiera gustado tener un progenitor así.

Para muchos es ¡el modelo!, una especie de regalo que muestra hasta donde podemos llegar si traspasamos la ignorancia y el fanatismo del hombre infantil, la ignorancia y prepotencia de los hombres adolescentes, con su todo vale para conseguir el poder o simplemente una medalla.

Como dicen los antiguos, solo después de haber sido heridos, los hombres pueden saber de sus límites y del dolor. Y por tanto hacerse adultos.

Pero volviendo a Áticus, si recordamos que los griegos proclamaron al hombre democrático y libre hasta sus últimas consecuencias, los cristianos, al hombre que agredido no se convierte en el agresor y que es capaz de sacrificarse por otros y sí los sabios, budas, santos y místicos de todos los tiempos, siempre se han inclinado ante el corazón de ese hombre sin rango, nos acercaremos a eso tan difícil de ver, tras su natural simplicidad.

Situado al principio del siglo pasado, en tiempos de depresión y racismo en Norte América, el contraste del espíritu de la época con el suyo se hace mucho más evidente.

Pero si antaño era uno entre 10.000 y en el presente puede ser uno de cada 1.000. La apuesta está en que no tardemos mucho en que sea uno de cada 100 y aún mejor de cada diez.

Por suerte siempre ha habido Aticus que con su solo estar han evitado que los pueblos perdieran la razón. Pues la luz del que ve las cosas tal cual son, aparta la oscuridad de la ignorancia, de las supersticiones o de las manipulaciones de los mentirosos.

Con Áticus el hombre recupera la validez de lo masculino, se hace digno de sus compañeras y hasta él, logra darse valor.
Paradójicamente, estoy mitificando al que ha logrado librarse de los mitos, pero verdaderamente, no honrarlo sería como matar un ruiseñor.


Xavier Jiménez Jiménez 
Enviar correo
 
 
Ir hacia arriba
Revista
Autores
Números