Ir al página principal
   

Revista
Autores
Números


La Revolución Wilber
Sección Ken Wilber

 

La revolución Wilber. Tomada de John Rowan,  esta frase refleja el impacto que la obra de Ken Wilber produjo en este psicólogo londinense,  famoso seguidor de la psicología humanista y escritor prolífico sobre temas como la masculinidad y la femenidad.  

Rowan lo llama Revolución porque considera que Ken Wilber es uno de los escritores más lúcidos de nuestros tiempos por la unión sincrética que realiza entre la psicología, la sociología, la filosofía, la teología, la antropología y hasta la física cuántica con la espiritualidad.  Y es la verdad.  Es el primero que nos ofrece una visión integral de la existencia humana,  un verdadero mapa de la conciencia,  desde el punto de vista místico,  no sólo médico,  cosa que ya hiciera un neurofisiólogo estadounidense en el siglo pasado. 

El mapa de Ken Wilber nos ayuda a seguir los pasos del desarrollo psicoespiritual e ilustra sobre cómo la conciencia va artravesando diversos estadíos; desde el más primario hasta el más sublime (el causal) , más allá incluso del sutil.  Lo que pretende Wilber es ofrecer una guía a los que deseen adentrarse en el mundo del Espíritu para que no se pierdan y sepan en todo momento en donde se encuentran.  Todo esto con la salvedad obvia de que la amplitud ilimitada de la conciencia no permite suscribirla, tan sólo, a un punto en un mapa,  ahora si,  nos orienta aproximadamente de las características del camino elegido o del camino a seguir.

Las ideas de Wilber están tan profundamente investigadas, incluso experimentadas e inteligentemente hilvanadas que pueden ser utilizadas por los terapeutas para seguirlas como si de un manual de transformación se tratase.  En realidad Wilber se adentró en su interés por el mundo de la psicoterapia al ofrecer copiosos datos de referencia a tratamientos adecuados para cada uno de los niveles o estadíos de la conciencia,  relacionando los distintos enfoques terapéuticos (del psicoanálisis hasta el conductismo,  de la Gestalt, al  cognitivismo,  de la terapia del grito a la terapia transpersonal) con los diversos niveles del espectro de desarrollo.   Sus teorías pueden resultar demoledoras para visiones terapéuticas anteriores si bien como Rowan dice “merece la pena tomar conciencia de lo estimulante que resulta leerle y comprenderle y lo relevante que puede llegar a ser para el entrenamiento de los psicoterapeutas del futuro”. 

El hecho de que la obra de Wilber (así como todo el movimiento transpersonal e integral) no sea objeto de estudio en nuestras universidades y escuelas españolas, empobrece grandemente la observación e interpretación de los datos que los seres humanos ofrecemos por el mero hecho de existir (deseos, sentimientos, cualidades, pensamientos, acciones, creencias, sensaciones, etc.).   Por ello propongo, con Rowan, que el academicismo español se abra a la experiencia de lo espiritual como objeto de investigación , a la aceptación de lo trascendente como una dimensión más de lo que llamamos realidad. En definitiva que se abra a la Conciencia y su estudio y acepte que de lo que no sabe no puede opinar y mucho menos rechazar.  Aceptar la ignorancia es un signo de inteligencia.  No hacerlo es una muestra de orgullo y miedo.   


Raquel Torrent
Enviar correo

Raquel Torrent. Psicóloga Colegiada. Terapeuta Integral/Transpersonal
www.asociacionintegral.es

Esta sección es el soporte escrito del “Grupo de Estudio Ken Wilber”, que se reune una vez al mes en Madrid,  de forma gratuita,  para el estudio y debate de sus ideas.   Ken Wilber fué uno de los más destacados representantes de la Psicología Transpersonal durante más de una década. Ahora lo es de la Psicología Integral y algunos le llaman:   “El Einstein de la Conciencia”. 

Aquellos interesados en formar parte del “Grupo de Estudio Ken Wilber”, llamar al 91-415 57 56.    

 
Ir hacia arriba
Revista
Autores
Números