Ir al página principal
   

Revista
Autores
Números


Eneatipo 6: el miedo
 

Miedo, viejo amigo, te reconozco. Eres el origen de mis equivocaciones y de algunos de los momentos más locamente divertidos de mi vida. Por vencerte he dicho y hecho cosas absurdas y en ocasiones maravillosas. Qué hubiese sido de mi vida sin el acicate de demostrar que no existías...

Sin embargo, siempre has estado ahí. Me has cedido las pequeñas y más brillantes conquistas mientras te reservabas las aguas profundas, donde habita el poder. Y nuestro pacto no expresado me llevó a exhibirme haciendo cosas tenidas por valientes que ocultasen mi esencial temor de afrontar el rutinario e imperfecto día a día, mi triste aprensión infantil de enloquecer o morir. Como un carcelero que conoce su oficio, me procuraste una dorada cadena solo un poco más larga, pero cuando tú y yo nos quedábamos solos el menosprecio que te demostraba en público se tornaba en irremediable sumisión.

Miedo, viejo amigo, te doy las gracias. Sin ti no hubiera experimentado ni el riesgo ni la angostura, ni el afán de superación ni el amargo sabor del más íntimo de los fracasos. De modo que no volveré a menospreciarte ante la gente. No volveré a negar la relación intensa que nos une, nuestra vieja amistad. Y cuando estemos solos podrás contarme cuantas veces quieras tu vieja historia de amenazas y finales sin esperanza. Yo ya no me la creo, pero la escucharé con todo el amor que he aprendido a tenerte a lo largo de estos años, hasta que tu repetido cuento de terror sea esa anécdota que se repite en las visitas de cumplido para llenar el silencio. Tal vez, entonces, podamos hablar tú y yo de otra cosa. Porque necesito tu experiencia de las cosas, esa visión que indaga tras las apariencias y resguarda lo que debe ser resguardado para que la aventura sea gozosa y la confianza brote con la fuerza de lo auténtico. Tal vez entonces te guste más el nombre de prudencia.

 

Por Luisa Cuerda
Enviar correo

Mettaartículos

Mettacuentos

Luisa Cuerda es practicante de yoga y profesora de yoga por la escuela Yoga Síntesis de Barcelona. Certificada en el Post Graduate Yoga Training por Sannidhi of Krishnamacharya's Yoga, tradición de la que es estudiante permanente. Escritora y coautora del proyecto Mettacuento.

 

 
Ir hacia arriba